facebook twitter youtube intagram
  • Sierra Norte

El lobo en el Parque Nacional Sierra de Guadarrama

En las últimas semanas, el atropello de dos ejemplares de lobos en el entorno del Parque Nacional Sierra de Guadarrama, devuelve a la actualidad la recuperación de esta especie de la que el pasado mes de diciembre los Agentes Forestales identificaros dos camadas con un total de 8 cachorros, lo que indica que el lobo ibérico ha vuelto a asentarse en la región madrileña después de 70 años.

lobo wikipedia

01logoEscucha la entrevista al consejero en MNO:

 

La presencia de ambas camadas fue confirmada por las grabaciones de fototrampeo de los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid. "Estamos trabajando porque es muy reciente la entrada detectada gracias a la labor de los Agentes Forestales. Estamos estudiando las zonas en las que se encuentran y su alimentación y hemos pedido información sobre todo para saber qué hay que hacer para que no se vayan" asegura el Consejero de Medio Ambiente, Jaime González de Taboada.
Según la consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio en 2011 y 2013 se registraron casos de cría pero no en un número tan elevado como en esta ocasión. En la Sierra Norte viven tres grupos reproductores, unos 25 ejemplares. "Es difícil afirmar que el lobo se ha asentado en nuestro territorio o entra y sale pero estos avistamientos demuestras que el hábitat es muy favorable", señala el consejero.
Esta presencia se da en la sierra madrileña gracias a que reúne circunstancias y condiciones necesarias para la reproducción de la especie, tanto a nivel de alimentación como de habitabilidad, en concreto en los últimos años se han asentado en zonas poco habitadas de la vertiente meridional de las montañas de Guadarrama, en la conocida como Sierra Norte. La zona cuenta con una muy baja densidad de población, una gran cantidad de ungulados silvestres como la cabra montesa de la que existe actualmente una superpoblación y unos ecosistemas naturales relativamente bien conservados.
Lobos en Madrid, 70 años después
El lobo desapareció de la región madrileño hace 70 años, cuando la última pareja de lobos madrileños fue abatida en el valle del Lozoya en 1952. Desde ese momento, los únicos ejemplares detectados se movían de forma solitaria y ocasional en la región, procedentes de Castilla y León. 
Fue en el año 2007 cuando se empezó a detectar un aumento de su presencia en Madrid, cuando algunos ejemplares establecieron grupos familiares en territorio madrileño procedentes de grupos reproductores de lobos al sur de Segovia como un proceso natural de expansión.
Preocupación ganadera
Según datos de la consejería de Medio Ambiente, desde 2011 se han contabilizado 196 ataques de estos animales a distintas explotaciones ganaderas, aunque en ellas se incluyen los ocasionados por perros silvestres. Ante esta situación, la Comunidad se ha comprometido a mantener reuniones periódicas con los ganaderos, en uno de ellos, el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, entregó a una veintena de ganaderos indemnizaciones por valor de 45.762 euros. "En 2015 hemos duplicado las ayudas por las incidencias por lobo, no solo en animales muertos, también por animales afectados por estrés", dice el consejero Taboada. 
Desde el año 2011 el Gobierno ha recibido un total de 170 solicitudes de ayuda. La Comunidad ha destinado para ello 160.000 euros en el mismo periodo. Además, se ha comprometido a costear el 30% del importe de las pólizas que contratan las explotaciones para cubrir los daños causados por estos animales, una cantidad que se hará efectiva en la misma anualidad y no a año vencido como venía ocurriendo hasta ahora. "Incluso hemos previsto crear refugios en lo alto de la montaña para que ganado y pastor puedan pasar la noche, ahora mismo estamos buscando las localizaciones", añade Taboada.
Protección del lobo
"Tenemos la obligación legal y moral de cuidar al lobo, estamos poniendo todo nuestro empeño" señala Taboada, "tras estudiar los atropellos que se han registrados en las últimas semanas no creemos que hayan sido intencionados, es algo accidental. Tenemos normativa para evitar posibles envenenamientos en las cunetas, no solo de los lobos también del resto de la fauna"

Los Agentes Forestales, cuerpo dependiente de la consejería de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno, realiza labores de vigilancia en batidas y cacerías en zonas con presencia de lobo. Asimismo controla los vehículos que circulan por el monte y realiza rastreos con su Unidad Canina.
Estas acciones se complementan con labores de información y educación para ganaderos, recuperando saberes tradicionales y buenas prácticas.

Actualidad Sierra Norte