Conecta con nosotros

UAM

Coprolitos de hace 126 millones de años revelan nuevas relaciones tróficas del Mesozoico

Los celacantos y pterosaurios se alimentaban de peces picnodontiformes en los periodos más húmedos del yacimiento barremiense de Las Hoyas. Las pruebas de esta interacción trófica, poco frecuente en el registro fósil mundial, han sido presentadas por paleontólogos de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) tras el análisis de heces fosilizadas.

Publicado

el

El estudio de dos coprolitos de hace 126 millones de años, hallados en el yacimiento de Las Hoyas, ha revelado relaciones tróficas poco frecuentes en el registro fósil mundial. Los resultados han sido publicados en el Journal of Vertebrate Paleontology por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Los coprolitos son heces fósiles que permiten estudiar la biología y la ecología del pasado, permitiendo establecer la relación depredador-presa de un ecosistema, así como características de preservación del ambiente donde se fosilizaron. Los restos de alimento no digerido que fueron encuentradas en la matriz de los coprolitos permiten en ocasiones identificar la presa ingerida, mientras que la forma y tamaño del propio coprolito pueden revelar su posible productor.

En el caso de los dos coprolitos del yacimiento de Las Hoyas, las presas ingeridas fueron peces picnodontiformes. Estos pudieron ser identificados gracias a la preservación excepcional de sus dientes, que son muy característicos y raramente se encuentran tan bien preservados en el registro fósil.

La forma de los coprolitos apunta a que fueron producidos en los periodos más húmedos del ecosistema, debido a que la forma original de las heces no se preserva, pero sí puede ser inferida en uno de los especímenes.

“Esto apunta a una disolución de la masa fecal tras su deposición. Además, su tamaño permite descartar ciertos organismos depredadores del ecosistema como posibles productores (animales invertebrados, peces de pequeño tamaño, salamandras, tortugas, pequeñas aves), ya que se trata de animales demasiado pequeños como para haber producido heces del tamaño de los coprolitos estudiados”, detalla Sandra Barrios de Pedro, firmante del trabajo e investigadora del departamento de Biología de la UAM.

Por otro lado, la preservación de las inclusiones apunta a un sistema digestivo poco efectivo del organismo productor de las heces. Esto, sumado a la cantidad de restos presentes en la matriz de los coprolitos, sugiere que los posibles productores habrían sido peces de gran tamaño (celacantos) o posiblemente pterosaurios.

Estas conclusiones fueron posibles gracias a la realización de estudios a macroescala con binocular y cámara, que permitieron establecer las características morfológicas de los dos ejemplares estudiados. También se realizaron estudios de microscopía electrónica de barrido con un microscopio ambiental a bajo vacío (ESEM), que permitieron identificar los restos de alimento no digerido (restos de la presa). Por último, se aplicaron técnicas de tomografía computerizada (CT-Scan), que posibilitaron estudiar el interior de los coprolitos sin intervenir en ellos.

UAM

La singular anatomía del gusano que parece un árbol

Publicado

el

  • Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Universidad Georgia Augusta de Göttingen (Alemania), en colaboración con instituciones alemanas y australianas, han demostrado que la extraña anatomía interna de Ramisyllis multicaudata es única entre los anélidos.

UAM.- Los gusanos de la especie Ramisyllis multicaudata —descrita en 2012 por un equipo internacional liderado desde la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)— tienen un cuerpo ramificado y viven de manera simbiótica dentro de esponjas marinas, lo que los hace diferentes a todas las demás especies de anélidos.

Este cuerpo ramificado consta de una única cabeza, pero se divide multitud de veces hasta tener cientos o miles de partes posteriores. Esta singular característica les ha dado el sobrenombre de gusanos-árbol. Hasta ahora, sólo se sabía que este cuerpo ramificado implicaba un intestino también ramificado. Sin embargo, nunca se había estudiado cómo afectaba esta morfología al resto de órganos internos.

Ahora, el mismo equipo —integrado por investigadores de la UAM y la Universidad Georgia Augusta de Göttingen (Alemania), en colaboración con instituciones alemanas y australianas— ha demostrar que, cuando el cuerpo de estos animales se divide, también lo hacen todos sus órganos internos, algo que nunca antes había sido observado en un anélido.

“Los modelos tridimensionales desarrollados durante esta investigación nos permitieron encontrar una nueva estructura anatómica exclusiva de estos animales, que está formada por puentes de musculatura que cruzan entre los distintos órganos cuando hay una ramificación”, detallan los autores.

“Estos puentes de musculatura —agregan— son fundamentales porque nos permitieron confirmar que el proceso de bifurcación no se produce en las primeras etapas de la vida, sino una vez los gusanos ya son adultos y a lo largo de toda su vida”.

Además, los investigadores han propuesto que, gracias a esta estructura, en cada punto de bifurcación es posible distinguir el eje original del eje derivado, algo que no había sido posible hasta ahora y que teóricamente permitiría establecer un eje original dentro de la complicada red que conforma el animal.

Reproducción por estolones

Además de los descubrimientos con respecto a las ramificaciones, los autores investigaron la anatomía de las unidades reproductivas (estolones) que se forman en las partes posteriores del cuerpo cuando estos animales van a reproducirse, y que son características de la familia a la que pertenecen (Syllidae).

Los resultados obtenidos demuestran que estos estolones forman un nuevo cerebro que les permite navegar en su entorno cuando se desprenden del cuerpo para la fecundación. Este cerebro está conectado con el resto del sistema nervioso mediante un anillo de nervios que rodea el intestino.

Todos estos resultados, publicados en el Journal of Morphology, fueron posibles gracias a una combinación de diferentes técnicas convencionales —como la histología, la microscopía óptica y la microscopía electrónica— y de técnicas más novedosas; como la inmunohistoquímica, la microscopia láser confocal y la microtomografía computarizada de rayos X, que permitieron obtener imágenes tridimensionales de los distintos órganos internos, así como de los gusanos en el interior de las esponjas que habitan.

Incógnitas por resolver

En suma, la investigación ha permitido resolver algunos de los misterios que acompañan a estos animales desde que el primer anélido ramificado fue descubierto a finales del siglo XIX. Sin embargo, los autores reconocen que aún queda mucho camino por recorrer para poder entender realmente como viven estos animales en la naturaleza.

“Por ejemplo —declaran los autores— el estudio anatómico ha concluido que el intestino de estos animales tiene una estructura que indica que podría ser funcional. Sin embargo, nunca se ha observado restos de alimento en su interior, y es todavía un misterio cómo pueden alimentar sus enormes cuerpos ramificados”.

Otras preguntas que los investigadores plantean en este estudio tienen que ver con la forma como se ve afectada la circulación de la sangre y los impulsos nerviosos por las ramificaciones del cuerpo. “El trabajo sienta las nuevas bases para que futuras investigaciones nos permitan comprender mejor la vida de estos animales, así como poder averiguar cómo llegó a evolucionar su increíble cuerpo ramificado”.

Continuar leyendo

UAM

Insuficiencia cardiaca: la inervación simpática participa en el incremento de la resistencia vascular

Publicado

el

  • Una nueva investigación, liderada desde la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) en colaboración con Universidad de Sao Paulo (USP), aporta por primera vez detalles de las alteraciones funcionales a nivel vascular de la inervación simpática en insuficiencia cardiaca. Los resultados se publican en el American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology.

Universidad Autónoma de Madrid.- La insuficiencia cardiaca es causante de una gran cantidad de muertes anuales en el mundo. Con el fin de restaurar parcialmente la función cardiaca en esta patología, se desencadena una activación neurohumoral refleja, incrementando de manera paralela la resistencia vascular periférica.

Es ampliamente conocido que el incremento del tono vascular en insuficiencia cardiaca está asociado con alteraciones en la función endotelial, y en el tono miogénico vascular. A pesar de todos los avances en el conocimiento de la fisiopatología de la insuficiencia cardiaca, este síndrome continúa siendo un dilema clínico, suponiendo un gran desembolso económico para los sistemas sanitarios públicos.

Ahora, una investigación publicada en el American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology, esclarece la relevancia de la inervación simpática perivascular en el aumento de la resistencia vascular observada en esta patología.

El trabajo, realizado en un modelo animal de insuficiencia cardiaca, presenta por primera vez un análisis pormenorizado de las alteraciones funcionales a nivel vascular de la inervación simpática en insuficiencia cardiaca.

Los investigadores profundizan en la participación de las distintas rutas de señalización implicadas en la síntesis, recaptación y liberación de noradrenalina por parte de la inervación perivascular mesentérica.

“Los resultados obtenidos muestran la existencia de un incremento en la neurotransmisión simpática vascular en insuficiencia cardiaca, debido a un aumento tanto en la síntesis como en la liberación de noradrenalina, neurotransmisor simpático, en arteria mesentérica superior”, afirman los autores.

“Asimismo —añaden—, es importante recalcar la existencia de un incremento en la recaptación de noradrenalina y de una disminución en la liberación del co-transmisor purinérgico ATP, que podrían actuar como mecanismos de compensación”.

En suma, de acuerdo con el estudio, este incremento en la neurotransmisión simpática puede desempeñar un papel relevante en el incremento de la resistencia vascular observada en insuficiencia cardiaca.

“Estos hallazgos añaden una pieza más sobre la fisiopatología de este síndrome multifactorial, mostrando la complejidad y especificidad de las alteraciones vasculares desarrolladas en insuficiencia cardiaca”, concluyen los autores.

El trabajo fue realizado por el grupo del Dr. Javier Blanco Rivero —profesor e investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), miembro del Instituto de Investigación Hospital la Paz y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares—, en colaboración con la Dra. Luciana Venturini Rossoni, investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Sao Paulo.

Continuar leyendo

Escúchanos Onda Cero Madrid Norte On line
Empresarios en la Onda Onda Cero Madrid Norte

Degustamos las delicias de Restaurante El Lagar en su envidiable terraza en Colmenar Viejo

Empresarios en la Onda Onda Cero Madrid Norte

Conocemos el modelo PAUROS para ‘entrenar’ el liderazgo en el I Congreso de Directivos de Lyskam Executive Advisors

Onda Cero Madrid Norte Salud y Belleza

Neo Medical Center: Enfermedad periodontal

Onda Cero Madrid Norte UAM

¿Quién elige ese pastel o a tu pareja? No eres tú, es tu ADN

Consejos de Cocina Onda Cero Madrid Norte

Triunfa preparando fresas estofadas con vinagre y yogurt griego

,