facebook twitter youtube intagram
  • Alto Manzanares

La sabrosa tradición de invierno de los "calçots" vuelve a El Campanazo de El Boalo

● A partir del 14 de enero, el restaurante El Campanazo ofrece dos menús especiales basados en  "calçots"

● Se trata de una fiesta gastronómica que permite disfrutar de esta hortaliza que, asada, tiene un sabor dulce y cremoso "inolvidable"

calcotada el campanazo el boalo

01logo Escucha a Rafael Cano, propietario de El Campanazo

de El Boalo

El año pasado, el restaurante El Campanazo de El Boalo ya organizó en invierno y principios de primavera un menú especial "calçotada" con el que degustar la cebolleta asada que ha dado fama al valle del Valls de Tarragona. La propuesta fue un éxito aunque debido a que es un producto de temporada sólo se puede tomar durante el invierno y hasta comienzo de primavera. 
El propietario de El Campanazo de El Boalo, Rafael Carro, señala que los calçots que cocina provienen de una masía de Valls: "Me los traen todas las semanas, así que están fresquísimos". 

Dos menús diferentes
Esta delicia culinaria de inolvidable sabor se puede tomar en dos menús diferentes. Los entrantes son comunes y están formados por pan con tomate, surtido de butifarras y fuet, además de una teja de calçots de Valles con salsa Romescu "bien surtida".
Después de los calçots, los comensales pueden elegir entre dos opciones: el primer menú se ofrece con una butifarra a la brasa con monchetas y alioli y unas chuletas de cordero con patatas asadas, y el segundo menú, un cabrito asado al horno de leña o entrecot de vaca madura. Y para terminar en ambos casos, una crema catalana

El primer menú cuesta 28 euros, y el segundo cuesta 38 euros. Las calçotadas son para un mínimo de 2 personas, y el restaurante hace descuentos para grupos a partir de 16 personas 
Asados sobre llamas 
Los calçots se asan directamente sobre llamas (generalmente sobre  llamas de sarmientos) y se comen con la mano, aderezados con una salsa especial de romesco.

Cocidos en su punto, la capa exterior de los calçots queda carbonizada, dejando el interior tierno y cremoso. Tradicionalmente se llevan a la mesa sobre papel de periódico aunque en otros sitios se presenta sobre una teja de barro, a modo de plato, que ayuda a conservarlos calientes. Así es como los sirven en El Campanazo de El Boalo.
Hay que ponerse babero
Para comerlos también hay que seguir unas pautas muy concretas. Se coge el calçot con la mano izquierda por su extremo ennegrecido y con la derecha por el lado verde del tallo, al tirar se desprende la película chamuscada de la parte blanca. Después, se sumerge el calçot en una salsa muy similar al romesco que se llama salvitjada o salsa per calçots. Se moja en ella y echando bien la cabeza para atrás, nos lo llevamos a la boca. Y eso sí, casi inevitablemente te manchas. Para paliar algo esta situación, se suelen colocar unas enormes servilletas anudadas al cuello o unos baberos.
Imprescindible reservar en el teléfono 608 32 93 71

Restaurante El Campanazo de El Boalo está situado en calle de la Fuente, 4, de El Boalo, cerca de la Plaza del Ayuntamiento.
Abre de martes a domingo a mediodía, y de viernes a domingo por la noche. Descansan los lunes.

Actualidad Alto Manzanares